Los lugares que no te puedes perder de Playa del Carmen
Playa del Carmen

Si viajas a Riviera Maya estarás cerca de Playa del Carmen, un antiguo pueblito de pescadores, que se ha transformado en la ciudad cosmopolita con más encanto de la zona. Una escapadita a Playa del Carmen es un requisito si estás de vacaciones en un resort 5* para sentir como es la vida al estilo playense, saliendo de los estándares más turísticos.

Os recomendamos una ruta para detectar esos lugares tan únicos, escondidos en la ciudad, que sólo los lugareños conocen. Y, sobre todo, una ruta que se puede hacer a pie en una tarde de compras, terraceo e historias y leyendas.

Se empieza el tour por la 5ª avenida, concretamente en el “Paseo del Carmen” donde encontramos un centro comercial de cielo abierto, con tiendas de un estilo moderno y europeo con toques tropicales que llevan las nuevas tendencias de sobriedad y el bohemio caribe en un mismo lugar. Lugar donde se ubican las marcas de moda internacional más reconocidas, cafés, restaurantes…

Siguiendo el paseo nos topamos con el Parque de los Fundadores, una plaza donde se levanta una escultura con dos figuras que representan los fundadores del pueblo, con toda una simbología del lugar, con detalles de naturaleza, la cultura maya, la cultura mexicana… Un compendio de todo lo que representa Playa del Carmen. Debajo de la escultura es muy habitual encontrar un concierto y baile simulando los antiguos rituales maya, con instrumentos tribales y ropajes emplumados.

En la misma plaza se realizan actuaciones de los voladores de Papantla, una tradición de tribus del noroeste de México que llegó al Caribe para maravillar turistas y locales. Si los vemos bien se merecen un aplauso, porque estas acrobacias son dignas del Circo del Sol.

En un rincón de la plaza se encuentra la iglesia de la ciudad. La capilla de Nuestra Señora del Carmen. Una capilla chiquitita, con decoración marinera que nos contrasta con la simbología que estamos acostumbrados a encontrar en otro tipo de iglesias europeas.

Si tenemos espacio en la maleta será muy recomendable comprar algunos de los textiles mayas fabricados por artesanos del lugar en la tienda “Textiles Maya Rosalía”. Ropa realmente mexicana y sostenible. La tienda, además, esconde en su interior un pequeño cenote, al que se puede acceder públicamente avisando a sus dependientes. Un pequeño oasis de tranquilidad y aire fresco. Otras tiendas con trabajos extraordinarios son las hamacas de Hamacarte, hechas a mano y con mucho amor. Le podéis encargar la hamaca que vosotros queráis, os harán lo que vosotros necesitéis con la cantidad de hilos, colores y texturas que os combine con vuestro espacio.

No se puede decir que has estado en Riviera Maya si no realizas una limpia en una Sauna Maya. En la 5ª avenida, junto al restaurante de las Camelias encontramos un Temazcal acompañado de una Ruina Escondida. La sauna maya, o Temazcal, es un ritual que a día de hoy aún se disfruta. Los chamanes realizan limpias del cuerpo y el espíritu para reestablecer el equilibrio del cuerpo con el alma. Son como unos pequeños iglús de barro completamente cerrados y en su interior reposan piedras calentadas en llama para subir la temperatura de la sala, todo aromatizado con hierbas silvestres y copal.

¿Sabíais que el chocolate es la bebida de los dioses maya? Ahora que ya tenemos un cuerpo equilibrado y depurado es casi una obligación darse un capricho de dioses. Encontraréis tiendas donde preparan el chocolate tal cual lo tomaban los dioses y los mandamases de las antiguas civilizaciones. Cacao puro con agua. Sin leche. ¿Os atrevéis a probarlo?

Si durante el paseo os ha entrado un gusanillo, es un buen momento para empezar a explorar los exquisitos restaurantes de manjares locales. Por ejemplo, para los más atrevidos y curiosos, es muy recomendable pasar por el restaurante “La Perla Pixan” a degustar tacos de gusanos de magüey, chapulines, huevas de hormiga, así como también probar el Pulque o el Mezcal. Si entramos en el “100% Natural” nos darán los chilaquiles rojos o verdes, el típico desayuno que se puede comer a todas horas, acompañado de jugos de sabores en un local muy verde y selvático. Pero para pasar la sed, nada como un buen Margarita en el “Pez Vela”, con la receta tradicional con tequila del bueno.

En el cruce con la calle 38 encontraréis también todo de restaurantes encantadores, como “La cueva del Chango” o podéis optar por restaurantes internacionales para todos los gustos, eso sí, para los amantes del pescado y marisco, no os perdáis la cevichería “El Pirata”. Bandejas enteras recubiertas de camarones, pulpo y pescado aderezado con jugo de limón que saciará el mayor de los apetitos.

Como veréis, la comida está bien arraigada en el día a día de un buen mexicano. A pesar de estar en la calle más turística y concurrida de todo Playa del Carmen, os recomendamos lugares a los que vamos tanto los lugareños como los viajeros que están de paso. Porque no se hacen distinciones y todo el mundo es bienvenido. Eso sí, como recomendación, si encontráis un lugar con mesas y sillas de plástico (si son patrocinados por refrescos incluso mejor) son sello de calidad; platillos simplemente deliciosos, sin pretensiones.

La guinda del pastel en Playa del Carmen será llegar hasta la playa Shangri La, donde pasear por la arena y rodearte del ambiente más animado de tardeo de la ciudad o contemplar las barquitas amarradas o la cantidad de estrellas en el firmamento nocturno.

Sin duda, una visita a Riviera Maya no está completa si no te introduces a la vida local auténtica de la zona. Explorar los alrededores, sentir la multiculturalidad de la ciudad, los decibelios a los que truena la “música ambiente”, los puestitos de recuerdos, los artesanos y artistas… Un paseo por las entrañas de un mundo despreocupado, tropical, lleno de color, vida, sabor y buena vibra.