Gran Acuífero Maya, la cueva inundada más grande del mundo
el gran acuifero maya

Sistema Sac Actun

Entrar al mundo maya ha sido un interés general para millones de turistas que visitan la Península de Yucatán cada año, sus ciudades, construidas en medio de una selva densa y profunda, han salido a la luz en las últimas décadas, hoy los hallazgos continúan y para Tierras Mayas es un privilegio poder invitarte a visitar, conocer, ser parte de estos descubrimientos que salen a la luz y que sin duda están por cambiar y ampliar nuestra visión de la riqueza de la cultura maya clásica.

Sac Actun, la cueva inundada más grande del mundo, ha sido reconocida como tal muy recientemente, apenas comenzando el 2018. Un equipo de exploradores y arqueólogos logró conectar dos galerías subacuáticas cerca de Tulum, uno de los centros más impresionantes de la civilización maya clásica. En total suman 350 kilómetros con centenares de restos arqueológicos de los primeros pobladores de América.  Este proyecto fue encabezado por Robert Schmittner, quien trabajó durante veinte años para encontrar la unión entre las cuevas. “Es una de las últimas fronteras y odiseas humanas. Posiblemente estamos ante una de las zonas arqueológicas más importantes del planeta“, comenta el arqueólogo Guillermo De Anda, del Instituto Nacional de Antropología de México, director de este proyecto bautizado como Gran Acuífero Maya.

Este descubrimiento se une a otros tantos realizados en los últimos años, la visión moderna sobre esta cultura no está haciendo más que crecer y expenderse, probablemente tú, querido viajero, estás leyendo estas palabras porque has decidido, o estás por tomar la decisión, de agarrar la maleta, subir al avión y despertar una mañana en las playas del caribe en medio de la selva, muy cerca de las ciudades que crearon y abandonaron los mayas hace cientos de años.

Los cenotes (del maya ts’ono’ot: caverna con agua) se consideraban portales o ventanas al mundo de los muertos, el sitio al que se conducían es llamado Xibalba, un lugar donde moran los dioses, los antepasados y los seres sobrenaturales de la cultura maya.

Tenemos hoy en  día constancia del uso que los mayas dieron a estos espacios sagrados, el cual en gran medida sigue permaneciendo hasta nuestros días. El viaje que realices a este lugar será dictaminado por tus propias motivaciones, aunque sin duda tendrás constancia que el espacio en tu entorno te transmitirá una energía y experiencia que hoy en día no encontramos en Europa, por ello la importancia de preparar tu viaje hacia estas increíbles cuevas.

En Tierra Maya te invitaremos a conocer estos espacios sagrados, especialmente para que conozcas profundamente El Río Sagrado, un conjunto acuático subterráneo de cuevas, y uno de los más antiguos portales hacia el inframundo de los mayas. Es además parte del conjunto de cuevas subterráneas recientemente conectadas por el trabajo de Schmittner ¿la buena noticia? podrás sumergirte en él junto a especialistas que te acompañarán en el recorrido subterráneo.

Esto no serás más que el inicio de una aventura que te llevará a recorrer las entrañas de la selva, justo ese espacio que hace miles de años fue habitado por los primeros humanos de la región. La belleza que te espera en ella solo puede ser descrita por los ojos que la miran, tenemos la fortuna de ser parte de este entorno, de conocerlos después de años de trabajo y expediciones y aún hoy en día no podemos describir del todo las sensaciones que cada día nos evoca explorar estas cuevas subterráneas.

Se dice que cuando uno se sumerge en estos cenotes comenzamos a hacer un recorrido hacia el inframundo, nuestra esencia, nuestra carne se funde con el agua y somos uno. El Xibalba se descubre como un lugar físico que ocupa un espacio en este mundo, las herramientas para recorrerlo están a nuestra disposición, en nuestro respeto que nos merece ser parte de él, de poder mirar sus entrañas mientras nos dirigimos a una experiencia íntima, profunda, como todo lo que ofrece la cultura clásica maya, lo que nos ha legado hasta hoy día.

En estos momento que lees estas palabras, quizá te encuentres en una habitación de alguna ciudad alejada de estos territorios, probablemente buscabas información para tener mejor constancia de lo que puede depararte un viaje a la Península de Yucatán para conocer en persona lo que te ha deslumbrado, solo queda un paso más: decidir ser parte de ello, volar hacia una zona que está por abrirte un mundo nuevo del que seguramente regresarás con una sensación de ser parte del tiempo, de la selva, del inframundo en el que te sumergiste y el que entonces, irremediablemente, serás parte.

¡Disfruta de estos espacios naturales en nuestras salidas especiales, Ruta de las Pirámides, en la Expedición Yucatán, Rutas mayas en Grupo.

Si has llegado hasta aquí y te gustó el artículo ¡Compártelo, muuchas gracias! 

Más información sobre la exploración aquí