El Pan de Muerto, ¿sábes su morboso origen?
Pan de Muerto

El Pan de Muerto, ¿qué es?

Para la festividad del Día de Muertos, en el altar nunca puede faltar el Pan de Muerto, una ofrenda que simboliza la vida y la muerte. Es un pan dulce y esponjoso, en forma redonda que se caracteriza especialmente por estar decorado en su cobertura por un relieve que pueden recordar huesos humanos. Se pueden encontrar también panes donde su cobertura, además, está teñida de rojo, simbolizando la sangre.

 

De dónde viene esa creación

Su origen se remonta a la época de la conquista, en época de sacrificios humanos a favor de los dioses. En uno de esos rituales se cuenta que una doncella se ofrecía a los dioses; su corazón aún latiendo se introducía en una olla con semillas de amaranto. Quien encabezaba el rito mordía el corazón en señal de agradecimiento a un Dios mientras el resto de la sangre se mezclaba con las semillas y era ofrendada.

Los españoles rechazaban por completo ese tipo de sacrificios y en su lugar elaboraban un pan de trigo en forma de corazón, bañado en azúcar pintado de rojo que simulaba la sangre derramada.

El pan de muerto tiene un significado, el círculo que se encuentra en la parte superior del mismo, es el cráneo, las canillas son los huesos y el sabor a azahar es el recuerdo de los fallecidos.

“Comer muertos” es para el mexicano un verdadero placer, se considera la antropofagia representada con pan y azúcar, es parte de la ironía y desafío a la muerte burlándose de ella comiéndola. Hoy en día el pan de muerto, es uno de los componentes más importantes en las ofrendas dedicadas a los difuntos.

Si estás deseoso de probar este pan, compártelo. Será buena excusa para que te inviten a un pan de muerto recién horneado.