La Casa Azul de Frida Kahlo, un museo para conocer a la artista
Frida Kahlo, la Casa Azul

Frida Kahlo es una figura compleja, interesante, emocionante, personal y, sobre todo, universal.

Admirada por muchos, no solo por su pintura sino por su fuerte personalidad, su vida y su obra nos descubre un mundo de sentimientos y un ejemplo de perseverancia. Hoy en día Frida es considerada como un icono feminista y la máxima representante del arte mexicano del siglo XX.

El universo creativo de Frida Kahlo, la artista latinoamericana más reconocida a nivel mundial, se encuentra en la Casa Azul, lugar donde los objetos personales nos muestran el mundo íntimo de la artista. En esta casa nació y murió (1907-1954). Se convirtió en museo porque tanto Kahlo como Rivera abrigaron la idea de donar al pueblo de México su obra y sus bienes. A día de hoy la atmósfera del lugar permanece como si Frida habitara en él.

Frida1

Carlos Pellicer, poeta y museógrafo amigo de Diego Rivera fue el encargado de arreglar la casa como museo y así es como la describió:

“Pintada de azul, por fuera y por dentro, parece alojar un poco de cielo. Es la casa típica de la tranquilidad pueblerina donde la buena mesa y el buen sueño le dan a uno la energía suficiente para vivir sin mayores sobresaltos y pacíficamente morir”

La casona data de 1904 y no era un lugar de grandes dimensiones. Guillermo Kahlo, húngaro alemán de nacimiento, la construyó según el estilo de la época: un patio central con los cuartos rodeándolo. El exterior era totalmente afrancesado. Fueron Frida y Diego quienes más tarde le dieron un estilo muy particular y le imprimieron con colores y decoración popular su admiración por los pueblos de México.

Cuando el político León Trotsky vivió con Frida y Diego en el año 1937, se tapiaron las paredes, los muros se pintaron de azul y se compró el predio de 1.040 m2 que en la actualidad ocupa el jardín.  Se tapiaron con el  fin de darle al intelectual soviético seguridad ante la persecución de que era objeto.

En 1946 Diego pidió que se construyera el estudio de Frida y propuso utilizar materiales del lugar, piedra volcánica o basalto representativo de la zona por haber sido utilizado por los aztecas para construir pirámides y tallar sus piezas ceremoniales.

El estudio adquirió un estilo funcionalista y un decorado con objetos de arte popular mexicano. En esa área de la casa Diego colocó plafones con mosaicos y llenó las paredes de caracoles de mar y jarros empotrados con la boca al frente, de manera que sirvieran como palomares. En la actualidad se conserva el caballete que le regaló Nelson Rockefeller, sus pinceles y sus libros.

Frida2

Cada objeto de la Casa Azul dice algo de la pintora: las muletas, los corsés y las medicinas son testimonios del sufrimiento y de las múltiples operaciones a las que fue sometida. Los exvotos, juguetes, vestidos y joyas hablan de una Frida obsesionada por atesorar objetos.

La Casa Azul se convirtió en una síntesis del gusto de Frida y Diego y de su admiración por el arte y la cultura mexicana. Ambos coleccionaron piezas de arte popular con un gran sentido estético. En particular, Diego amaba el arte prehispánico, muestra de ello es la decoración de los jardines y el interior de la Casa Azul.

La cocina es la típica construcción antigua mexicana, con sus ollas de barro colgadas en paredes y las cazuelas sobre el fogón. Es testimonio de la variedad de guisos que se preparaban en la Casa Azul, y el gusto de Frida y Diego para preparar platillos de la cocina mexicana a sus invitados.

Frida3

Ubicada en Coyoacán, uno de los barrios más bellos y antiguos de la Ciudad de México, la Casa Azul se convirtió en museo en 1958 cuatro años después de la muerte de la pintora. Hoy en día es uno de los museos más concurridos de la capital mexicana.

Aunque al casarse con Diego Rivera vivió en distintos lugares en la Ciudad de México y en el extranjero, Frida siempre regresó a su entrañable Casa Azul.

“Jamás en toda la vida, olvidaré tu presencia. Me acogiste destrozada y me devolviste entera, íntegra”

Frida Kahlo

En todas las propuestas de viajes de la Gran Ruta & Riviera Maya, Expedición Yucatán… podemos añadir extensiones al viaje para visitar ese icónico lugar, junto con Xochimilco o el Museo Nacional de Antropología de México, lugares imprescindibles para conocer el país.

Si eres tan fan de Frida Kahlo como nosotros, comparte este post y ven a visitar la Casa Azul.