Según los antiguos mayas el paraíso está en un lugar donde crece una Ceiba y bajo sus ramas, descansan los hombres de las fatigas y agonías de la tierra. Su hermoso follaje sirve de amparo y el hombre puede disponer de exquisitas comidas y bebidas, las cuales no se acaban jamás. El Ya’ax’che es el símbolo de la vida maya,
Templo del Jaguar, único en el mundo maya Balamkú se encuentra en la espesa vegetación selvática, que nos permite tener  el contacto directo con la naturaleza y y al mismo tiempo,  recorre su enigmático pasado prehispánico. Balamkú es otra gran sorpresa,  el nombre del área deriva de las palabras mayas Balam (jaguar) y Kú (templo), significando “Templo del Jaguar” símbolo del poder.

    México es de colores bien intensos… mires por donde lo mires es una explosión de colorido que se refleja en todo lo que te rodea; gastronomía, arquitectura, vestimenta, artesanía y hasta en su naturaleza cambiante.   Si te ha gustado este post… ¡Compártelo!  

En el período Posclásico Tardío los temas de las pinturas mayas cambiaron debido al auge del comercio y se asociaron con ritos adivinatorios. En este período se acostumbraba a repintar las fachadas con colores vivos, relacionados con puntos cardinales o deidades. Lo mismo ocurría con los interiores, en los que se retocaban los murales ya existentes o se les sustituía