El juego de pelota
el juego de pelota maya

El juego de pelota

El llamado por los mayas «pokolpok» y por los aztecas «tlachtli», es un antiguo juego de pelota cuya práctica se remonta a unos 3.500 años y ha sido considerado como antecedente del fútbol.

El juego de pelota mesoamericano fue un juego ritual cuya práctica se extendió a lo largo de los tres mil años de historia precolombina mesoamericana en todas las culturas de la región. Durante la dominación española el juego fue prohibido por el inquisidor Torquemada, aunque sin desaparecer del todo.

El ulama y la pelota mixteca son juegos parecidos que podrían ser una derivación del antiguo juego de pelota. Por su parte, el pok-ta-pok o tlachtli, aún sigue siendo practicado en México y Guatemala, como una forma del folklore regional.

Los mayas jugaban porque era una actuación de su historia de la creación del universo. En el Popol Vuh, conocido como la Biblia Maya, los dioses gemelos bajaron del infierno para jugar al juego de pelota contra los demonios. Bajaron porque querían recoger los huesos de la gente y así crear una nueva raza de humanos. Los gemelos ganaron el partido y los demonios les dieron los huesos. Según la leyenda así es como los mayas fueron creados.

En Chichén-Itzá se encuentra la cancha más grande de todo Mesoamérica, que mide 167 metros de largo. Las canchas del juego en Chichen-Itza fueron construidos en forma de “I” mayúscula con dos muros uniformes de casi 8 metros de alto que formaban los lados. Las paredes estaban cubiertas de enjare, al igual que el piso y tenían dibujos de dioses y demonios mayas. En la parte más alta se encontraban dos aros, uno en cada pared.

Aro juego de pelota chichenitza

La pelota, elemento clave del juego, era fabricada de la siguiente manera: el látex recogido del árbol conocido como Castilla elástica era mezclado con el jugo de la planta del guamol. La mezcla se transformaba en hule para formar las pesadas bolas que tanto impresionaron a los españoles.

La pelota reviste una gran importancia debido no solo a su necesario uso, sino a que los pueblos mesoamericanos se adelantaron 3.500 años al descubrimiento del uso del hule con látex para la fabricación de la goma que tanto se utiliza actualmente.

 

Dos equipos de uno a siete jugadores, con un juez, se enfrentaban en una cancha larga dividida en dos. Lanzando directamente o haciendo pases. Una pelota de hule no vulcanizado de unos tres kilos debía ser tocada por alguna parte del cuerpo o implemento permitido (mazo, guante, cadera, mano, antebrazo, etc).

Los tantos se obtenían cuando la pelota se recogía o golpeaba por el equipo contrario con una parte del cuerpo no autorizada o cuando la pelota era muerta o perdida. Patear la pelota con el pie suponía que el equipo contrario lograba obtener de 1 a 4 rayas (tantos que eran convenidos previamente) y la posesión de la pelota. Como era excepcional pasar la pelota por el aro, cuando esto se lograba se ganaba el juego y el jugador que lo conseguía era agasajado con premios y honores.

Los jugadores utilizaban, para protegerse de los golpes de la pelota, una falda hecha de cuero de venado, algodón, cestería o madera. Los codos y las rodillas se protegían con rodilleras y los pies generalmente iban desnudos o con tobilleras para evitar alguna desgarre o luxación.

Prevalece la discusión de si se sacrificaba a algún jugador de pelota e incluso si era el que ganaba o el que perdía. O si la cancha se utilizaba para ceremonias asociadas a la guerra, como la muerte de prisioneros. Lo que sí está claro es que el juego de pelota simbolizaba la lucha entre las fuerzas opuestas del universo, la lucha entre el bien y el mal, entre la luz y la oscuridad. La pelota en constante movimiento representaba al movimiento de los astros y las fuerzas de la creación.

Los que tengan la oportunidad de hacer algunas de las salidas especiales descubrirán que en todas las antiguas ciudades mayas como la de Chichen Itzá tenían su campo de pelota, variando el tamaño según la época que fue hecha o importancia del lugar.

En las salidas especiales, en la Gran Ruta & Riviera Maya podremos ver los campos de pelota de; Teotihuacan, Uxmal, Labna y Chichen Itza.