Chaac, el Dios Maya de la lluvia
Chaac dios de la lluvia

Chaac, el Dios de la lluvia

Chaac el dios maya, dios del agua; el culto en  a esta deidad del agua, fue en el preclásico y en le clásico ; se relaciona con la producción agrícola, la lluvia, el relámpago y el trueno.

En los pueblos mesoamericanos, la religión y los ritos asociados a ella estaban relacionados principalmente con el mantenimiento del orden del cosmos, la fertilidad y el bienestar general.

Con base en los conceptos religiosos se establecieron los calendarios, se justificaba el papel de los gobernantes y se planeaban los ciclos de producción agrícola, entre otros aspectos, ya que se realizaba un amplio y variado conjunto de ritos, efectuados por reyes y sacerdotes, en el cual se incluía danzas, sacrificios, autosacrificios, juego de pelota.

Chaac el Dios de la lluvia, está representado en los códices con una larga nariz y dos colmillos enrollados que le salen de la boca hacia abajo. El adorno que lleva en la cabeza es generalmente una faja anudada y el jeroglífico de su nombre tiene un ojo que, en el Códice Tro-Cortesiano, toma la forma de una T. Se ha sugerido que este elemento representa lágrimas que brotan del ojo, pudiendo simbolizar la lluvia y, por consiguiente la fertilidad. Este signo es también el jeroglífico del día Ik, cuya deidad patrona era quizá el dios de la lluvia.

Chaac era una divinidad universal de primera categoría, sin embargo no era considerado como una deidad única, sino como los cuatro dioses de los puntos cardinales, teniendo cada uno su propio color.

Durante los recorridos de la Expedición Yucatán desde Riviera Maya hasta la lejana Calakmul, siempre estará presente  en forma de mascarones, adornando fachadas de templos y pirámides. Destacan en ciudades como Uxmal donde el dios chaac era su dios principal.

Viaje y descubre la Gran Ruta de las Pirámides y Riviera Maya 10 días,  con vuelos directos desde Barcelona y desde Madrid nocturnos!

Si has llegado hasta aquí y te gustó el artículo  ¡Compártelo, muuuchas gracias!