La leyenda maya del pájaro Toh «el pájaro reloj»

Tho o  mot mot «pájaro reloj»

El pájaro Tho en la mitología de los mayas, era conocido como  el pájaro azul que sería un marginado, un proscrito. Y de alguna manera lo es: en la espesura de la selva, escondido en las cuevas de las paredes de los cenotes o en los rincones de ruinas mayas, camuflado entre las ramas de la frondosa vegetación, se esconde el toh o mot mot (Eumomota superciliosa). Con paciencia y buen ojo es posible entrever su plumaje tornasolado, con una mancha triangular en el pecho rodeada de turquesa, y de igual color sobre los ojos, cabeza de plumas verdes y vientre canela. A esta especie amenazada también se la conoce como “pájaro reloj” por su curiosa cola, compuesta por dos largas plumas desnudas rematadas cada una por un penacho turquesa.

El calendario maya predestina funciones y el toh simboliza un cambio de estado, una maduración de la energía, una evolución de un estadio a otro, un viaje de no retorno hacia aquello que el destino nos tiene reservado desde que nacemos. El toh está en las cuevas, donde los chamanes mayas realizan ritos de iniciación a los jóvenes que comienzan su propia vida.

El toh ave sagrada maya sólo se encuentra en el sureste de México a Costa Rica. También se llama pájaro reloj al jut-jut, el Momotus momota; ambos forman parte de una familia de ocho especies dispersas por el mundo, seis de las cuales pueden encontrarse en México. Nuestro pájaro reloj suele vivir cerca de cenotes o lugares donde hay agua, y por lo tanto mosquitos, que componen su dieta básica y a los que atrae con el movimiento pendular de su cola. Si tenemos suerte y paciencia los podremos ver en las  Rutas Mayas en Grupo por el Península de  Yucatán o en las selvas del Río Sagrado y Playas de Tulum en Riviera Maya.