Tiburón Ballena, el simpático tiburón moteado
Nado con tiburón ballena

El tiburón más grande del mundo

Hoy os presentamos al tiburón ballena, el pez más grande del mundo. Puede llegar a medir hasta 18 metros de largo y pesar 34 toneladas. ¡Se estima que habita en la tierra desde hace 60 millones de años! 

Recibe su nombre debido a que su comportamiento es característico de los cetáceos y su fisiología es de un pez, se trata de un tiburón pero su tamaño es comparable con el de una ballena. También es conocido como pez dámero, pez dama o pez dominó, debido a la dispersión de sus manchas blancas que nos recuerda el juego de mesa, pero además, estas manchas son un distintivo único de cada individuo, lo cual ha ayudado a distinguirlos y censar su población.

Su cuerpo es hidrodinámico, alargado y robusto, tiene varios resaltes en la cabeza y dorso, su cabeza es ancha y plana, tiene ojos pequeñitos y atrás de ellos tiene los espiráculos (respiradero). Tiene 5 pares de branquias de hendiduras enormes y un par de aletas dorsales y pectorales que son muy poderosas. En los tiburones jóvenes la aleta superior caudal es más grande que la inferior, mientras que los adultos tienen forma de media luna y es la que da propulsión.

Sin embargo, a pesar de su gran tamaño no es un buen nadador. No es muy veloz debido a que usa todo su cuerpo para nadar y esto hace que baje su velocidad de desplazamiento.

Es una especie longeva, con un periodo de vida de 80 años aproximadamente, aunque hay datos de tiburones de hasta 100 años. Se estima que su madurez sexual comienza entre los 20-30 años de edad, con longitudes entre 9-7 metros, su desarrollo es ovovivíparo donde las hembras almacenan embriones de diferentes estadíos dentro del útero. Pueden dar a luz a neonatos entre 60 y 65 cm de largo. Hasta el momento se desconocen aspectos sobre su reproducción y los sitios de alumbramiento debido a que pasan la mayor parte del tiempo en aguas profundas poco alcanzables para la ciencia.

La alimentación del Tiburón Ballena

En temas de alimentación tienen un muy buen olfato, herramienta de caza principal, acto que realizan en solitario, aunque se les ha visto en grupos para cazar a las presas más valiosas. Pese a sus gigantescas dimensiones, se alimenta de los bichos más pequeñitos del agua, como el fitoplancton, necton, macro algas o krill. También a veces se da un capricho con crustáceos, larvas de cangrejos, calamares y pequeños bancos de peces. 

Así pues forma parte de lo denominados tiburones filtradores. Su boca es enorme, mide hasta 1,5m de ancho con varias filas de dientes pequeños, de no más de 3 mm, más anecdóticos que funcionales. Para comer succionan el agua al abrir la boca y la filtran con sus dentículos branquiales, que le ayudan a evitar el paso de todo material de más de 2-3 milímetros de diámetro. Al cerrar la boca expulsa por las branquias el agua y todo lo demás lo engulle. Se ha detectado que los tiburones tienen un tipo de “tos” que es usado como mecanismo de limpieza para expulsar la acumulación de partículas de alimentos en las branquias.

Hábitat y supervivencia

Es una especie a la que le gustan las aguas calientes y templadas, va migrando de aquí para allí siempre buscando el confort en el agua. Se encuentra en el sureste asiático, en Oceanía, en el sur de África y, como no, en el Caribe: México, Belice y Honduras.

Ahora se enfrenta a la destrucción y degradación de su hábitat, ellos se alimentan cerca de manglares, estuarios, arrecifes de coral, que actualmente están dañados irreversiblemente por la contaminación marina. Están comiendo microplásticos y pesticidas que se utilizan para controlar plagas y éstos flotan en el aire que terminan depositándose en los océanos.

Los microplásticos y pesticidas están evitando que los machos se reproduzcan porque éstos materiales generan moléculas químicas que se parecen a las hormonas femeninas y les quita las ganas de reproducción.

Otro problema es la huella turística. Al ser un animal dócil se ha sobreexplotado su área de congregación en el Caribe mexicano, a tal grado que a veces se ponen a su alrededor barcas llenas de turistas, que se tiran a nadar con ellos sin respetar las reglas de avistamiento. 

En los últimos 20 años se han reconocido poco menos de 700 ejemplares en todo el mundo. Cabe mencionar que se si bien ha aumentado ligeramente la población, aún no podemos hablar de recuperación de la especie, que en México está catalogado como especie en peligro de extinción y se ha prohibido la pesca. Sin embargo, en China se comen sus aletas y el aceite del hígado para platillos exóticos que valen mucho dinero, como el Tofu Shark que no es más que carne de tiburón ballena.

Ven a conocer al Tiburón Ballena

En Riviera Maya podremos conocer y nadar con el tiburón ballena entre los meses de junio y septiembre. Eso sí, siempre busquemos un tour que respete a al especie y su hábitat. Mantengamos las distancias de seguridad, cuidemos su entorno y evitemos el uso de bloqueadores solares que contaminen el agua marina. Hagamos un turismo responsable para que todos podamos disfrutar de las maravillas de la naturaleza.