En el norte de las costas de Yucatán existe un pequeño poblado pesquero que ha perdurado hasta nuestros días con un gran legado, una de las más grandes salineras de México. Las coloradas ya estaban desde la epoca de los mayas hasta nuestros días. Este puerto ha ganado fama y popularidad y ha hecho volar los sueños de los

Edzná  “la casa de los chamanes sabios del agua”.  Su importancia en la región se debe al gran adelanto tecnológico que presenta la planificación y construcción de la ciudad.  Como lo evidencian su gran acrópolis y la riqueza de sus edificios, lo que nos da una idea del poder político, económico y religioso que tuvo.