El Arrecife Mesoamericano, la segunda barrera de coral más grande del mundo está en Riviera Maya
arrecife de coral

Entre todos los muchos atractivos que tiene Riviera Maya, también se encuentra el Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM). Se extiende en la costa caribeña de México, Belice, Guatemala y Honduras, a lo largo de 1.000 km aprox. Su inicio, en el norte, se situa en Isla Contoy al norte de la Península de Yucatán, hasta finalizar en las islas de Bahía en Honduras. Estamos hablando del segundo arrecife de coral más grande del mundo, después de la Gran Barrera de Coral en Australia, y el mayor de todo el hemisferio occidental.

A lo largo de los más de 300 km de costa mexicanos la barrera de coral pasa por varias áreas y parques protegidos, como el Parque Nacional de Arrecifes de Cozumel, la biosfera de Sian Ka’an, el Parque Nacional Arrecifes de Xcalak o el Banco de Chincorro en Mahaual.

 

Qué es un arrecife y por qué es vital para el planeta

Un arrecife es una comunidad marina de aguas poco profundas que se encuentra cerca de la costa. Está compuesta por comunidades coralinas y estructuras rocosas lo que permite el asentamiento de una gran diversidad de especies de algas y sirve de refugio para peces e invertebrados.

Por su ubicación, estas estructuras coralinas o rocosas cambian la dirección y la velocidad de las corrientes marinas, lo que beneficia enormemente también a la vida y los ecosistemas costeros, como el establecimiento de los manglares o los pastos marinos.

De hecho, existe una gran relación entre ambos sistemas marinos, puesto que muchas especies marinas se sirven de las tranquilas y protegidas aguas de los manglares para que las larvas y crías crezcan y se desarrollen. A su edad adulta pasan a aguas más profundas y coralinas donde se reproducen y liberan sus huevecillos. Todo ello en una simbiosis cíclica.

El Sistema Arrecifal Mesoamericano tiene, además, una singularidad que lo hace incluso más excepcional. SAM se encuentra en aguas de gran profundidad, cosa poco habitual como ya que los corales necesitan luz solar para formarse y crecer. Pero como el Caribe es un mar tan transparente que la luz del sol alcanza grandes distancias bajo agua, de modo que esto no supone ningún problema para el desarrollo de la vida en el arrecife.

 

Los tres tipos de arrecifes

1. Coralinos

Este tipo es el más colorido, su estructura básica está formada por pólipos de coral. Los corales son animales que viven unidos formando colonias de hasta miles de individuos llamadas coral. Estos pequeños animales pertenecen junto con las medusas y anémonas al grupo de los cnidarios.

A su misma vez, se pueden identificar diferentes tipos de arrecifes coralinos, en función de su ubicación respecto a tierra firme, su origen y su configuración:

  • Arrecifes costeros: de aguas poco profundas, hasta 30 metros. Se encuentras bordeando costas, muy cerca de la orilla o separados por un estrecho brazo de agua de poca profundidad.
  • Arrecifes de barrera: de mayor tamaño que los arrecifes costeros se encuentran en paralelo a la costa, pero más alejados de ella. Casi siempre se encuentran separados por un canal, que puede tener hasta 100 metros de profundidad.
  • Arrecifes de plataforma: su característica principal es que son de forma más plana y alargada en la parte superior, debido a la erosión del viento y las corrientes.
  • Atolones: son cúmulos de islas de coral que forman anillos. Por lo general se encuentran en mar abierto y se asocian a los conos volcánicos.

 

2. Rocosos

Formados por bloques de roca, de tamaños diversos, que emergen del fondo marino. Estas rocas sirven de refugio y sustrato para una infinidad de algas e invertebrados, también es refugio de peces.

 

3. Artificiales

Actualmente se están poniendo en marcha planes de preservación y mantenimiento del fondo marino para ayudar a mermar la huella del hombre sobre el planeta. Por este motivo se están impulsando la creación de arrecifes artificiales a base de bloques de roca o cemento, además de estructuras de barco hundidas. Todos ellos cumplen con la misma finalidad que un arrecife natural, servir de sustrato y refugio para algas, invertebrados, peces e incluso corales.

La función de estos arrecifes artificiales es disminuir la presión sobre los arrecifes naturales, además de crear espacios de recuperación y reproducción de peces, lugares para refugio y nuevos puntos para el buceo.

 

El arrecife, hogar de la biodiversidad

Si nos fijamos más detalladamente en los habitantes del SAM (Sistema arrecifal mesoamericano) encontramos más de 65 especies de corales pétreos, acompañados de 350 especies de moluscos y más de 500 especies de peces. Todo un mundo de colores bajo agua, que además, es refugio esencial de un gran número de especies animales protegidas o en peligro de extinción. Aquí contamos las tortugas marinas, la caracola reina, el manatí del Caribe, el cocodrilo americano y el Morelet, el coral cuerno de alce y el coral negro.

Para otras especies el arrecife forma parte de su hábitat, si bien más extenso o con posibilidad de ocupar otras zonas, encuentran aquí una gran comodidad. Una de las mayores poblaciones de manatíes del mundo se encuentra aquí, entre 1.000 – 1.500 ejemplares disfrutando del Caribe. También el tiburón ballena, el pez más grande del mundo, encuentra cerca del arrecife de coral el lugar idóneo para aparearse.

 

Actividades y atractivo turístico del arrecife mesoamericano

Una maravilla del mundo acuático así es un gran atractivo para especialistas, biólogos, submarinistas, exploradores y curiosos que quieren estudiar o nutrirse de la belleza del planeta. Sin embargo, la huella humana puede ser un gran inconveniente en el desarrollo y equilibrio de un ecosistema que no estaba preparado por este estallido de popularidad.

Ya en los años 60 Jacques Cousteau se sumergió en las aguas de Cozumel y se quedó completamente fascinado por el mundo que descubrió junto al arrecife de coral. A día de hoy, reconocida como una meca del buceo mundial, expertos y aficionados a las inmersiones buscan las famosas corrientes y túneles de Cozumel.

Otra de las grandes actividades que permite la zona es el Snorkel. Sin la necesidad del neopreno y la bombona de oxígeno podemos contemplar el fondo marino menos profundo y su gran diversidad de peces tropicales, también mantas raya, estrellas de mar, tortugas marinas e incluso manatíes o delfines. Sin necesidad de nadar, se hacen también ecotours en barcas con el fondo transparente, para cotillear a los vecinos acuáticos sin mojarnos.

La mayoría de los puntos de especial atractivo turístico donde desarrollar estas actividades acuáticas se han declarado parques naturales protegidos. De este modo en el Caribe mexicano, además del parque nacional de arrecifes de Cozumel, encontramos el parque de Isla Contoy, Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc, Puerto Morelos, el Banco de Chinchorro y la Biosfera de Sian Ka’an.

 

Amenazas y preservación de SAM

El cambio climático y el calentamiento de la temperatura del agua del mar son un serio problema al que se enfrenta el arrecife actualmente. Con las temperaturas actuales, los corales están rozando la línea más alta de calor que pueden soportar lo que genera estrés para el conjunto de animales y provoca su blanqueamiento. Un coral ligeramente blanquecino se puede recuperar en unas pocas semanas si desciende su nivel de estrés. Sin embargo, cuando su blanqueamiento es prolongado, pierde la capacidad de realizar la fotosíntesis y protegerse de los parásitos que le dañan y lo llevan a la muerte.

Sin los corales, los peces y pececillos que habitan en el arrecife ya no encuentran alimento ni refugio y que los proteja de depredadores, lo que disminuye sus capacidades de supervivencia y el frágil ecosistema se desequilibra. Actualmente, SAM se encuentra en Peligro Crítico (CR) según los criterios de la Lista Roja de Ecosistemas de la UICN.

No sólo las altas temperaturas amenazan a los arrecifes, también los fenómenos naturales como tormentas tropicales y huracanes han hecho grandes daños en el ecosistema, que cada vez son más habituales.

Otras amenazas a las que se enfrentan los arrecifes son causadas por las acciones humanas directas. La sobrepesca, la contaminación o la sobreexplotación turística que, con el desarrollo de las costas y su afán de lucro, no contemplan el cuidado de manglares, integrantes vitales para la salud del arrecife.

No todo son malas noticias, algunos hoteles y resorts como el Grand Palladium están haciendo grandes esfuerzos para mantener y preservar a los manglares y al resto del ecosistema local.  Granito a granito se forman las playas.

Más buenas noticias para SAM ha sido el proyecto internacional de construcción del arrecife artificial a la altura de Puerto Morelos. A día de hoy es el mayor arrecife artificial del mundo, por casi 2 km unas figuras cónicas y vacías por dentro hechas de cemento y micro sílice se levantan, dibujando una gran serpiente acuática, que se ha empezado a habitar y cubrir de todo tipo de vida natural.

Gracias a la conciencia ecológica globalizada y los acuerdos internacionales entre todos los países implicados en el ecosistema caribeño del arrecife, SAM está siendo cuidado y protegido para preservar este paraíso marino.

Si te ha gustado este post…¡compartelo! ¡¡GRACIAS!!