Mono araña, en peligro de extinción

Mono araña mayor representante de la selva maya

En Yucatán una de las variedades más conocidas es el mono araña

  1. El mono araña es uno de los mayores representantes de la fauna de los bosques tropicales húmedos del este de México. Este primate ha logrado sobrevivir a las operaciones de explotación maderera y a los desmontes propios de su hábitat.
  2. Mono araña, maquisapa, marimonda, marimono, koatá o átelo, es el nombre común con el que se le conoce. Habitan en bosques tropicales, desde México hasta Brasil.
  3. En el mundo existen numerosas variedades de primates. Los monos americanos provienen del tronco común de los platirrinos, que a su vez se dividen en dos familias: los calitricidos y los cébidos. Los calitricidos se encuentran los que se mueven como ardillas, es decir, corretean y trepan por el ramaje de los árboles, auxiliándose de sus uñas momo garras. Los cébidos, por su parte, tienden a saltar o balancearse de un árbol a otro y constituyen una familia de monos mayores que pueden subdividirse en dos categorías: los que tiene cola prensil y los que no la tienen.
  4. De todos los cébidos que tienen rabo prensil, el más ágil es el mono araña, que usa su cola como un brazo más y que casi todo el tiempo la tiene en movimiento, enroscando y desenroscando su sensible punta, siempre lista para tocar o coger algún objeto o trepar a una rama; en el anverso de su punta, tiene la piel dura y desprovista de pelos, como la palma de la mano. En cambio, estas artes de su cuerpo, que carecen de pulgares, son torpes y los cuatro dedos no se expanden completamente, sino que están curvados como ganchos, obligados por tendones muy cortos.
  5. El moño araña perteneciente al género “Ateles geoffroyi” y conocido también como chango, es de constitución delgada, tiene extremidades largas y colgantes, su cabeza es relativamente pequeña y los machos no tienen barba. Miden de 35 a 45 centímetros y su cola alcanza hasta los 85 metros.
  6. El mono araña vive en la punta de los árboles y cuando baja al suelo, generalmente para comer o beber agua, camina desgarbado. Si algo lo asusta, rápidamente se aleja columpiándose entre los árboles donde se esconde entre las hojas.
  7. Una bandada normal se compone de 10 a 50 individuos y éstas se agrupan en unidades familiares. Cada bandada tiene un territorio o área de habitación definifa, pero hasta ahora los investigadores no han logrado comprobar si realmente los monos defienden su territorio. Lo que se sabe es que los “parientes” viven en armonía.
  8. Las hembras sólo tienen una cría por cada período de gestación que dura de 226 a 232 días tras los cuales nace una cría, que durante los primeros 4 meses de vida está al lado de la madre y luego vuelve con cierta frecuencia a su lado, adquiriendo independencia poco a poco. Una nueva cría se concibe cada 3 años. La madurez sexual llega a los 4 ó 5 años. Pueden vivir hasta 20 años.
  9. Comen frutas, raíces, granos, hojas tiernas, insectos, huevos, y hasta pequeños vertebrados. Una bandada puede tener el hábito de visitar con cierta regularidad las huertas o milpas, lo que ocasiona daños a las cosechas, razón por la cual a muchos de esos animales se les persigue para dar muerte.
  10. En Yucatán, una de las variedades más conocidas es el mono araña, animal que también parece condenado a desaparecer, como otros tantos de la fauna tradicional del Estado, debido a causas que son del conocimiento general: la desaforestación indiscriminada y el paradójico acoso de quien del ser humano.

¡Mono araña en peligro de extinción!

La de forestación indiscriminada y el paradójico acoso de quien por otro lado lo admira: el ser humano, ya que es apreciada por algunas personas como mascota. Además:

La carne del mono araña su carne es considerada de muy buena calidad y es muy apetecible para la mayoría de los nativos del sur de México, quienes lo cazan durante todo el año a pesar de que existe una veda de 1 de marzo al 31 de octubre. Debido a la persecución, los monos huyen y se esconden ante el menor indicio de peligro, por lo que cazarlos no es tan fácil. Sin embargo, no es tanto la cacería como la desaparición del bosque lo que propicia una reducción permanente en el área de distribución y número de monos.

La mayoría de las veces los cazadores disparan a la madre para poder apropiarse de la cría, que tiene más valor comercial; sin embargo, es difícil que los muy pequeños logren sobrevivir sin su progenitora, pues mueren de tristeza y por falta de alimento.

¡Compárte este articulo y sigue pasando este mensaje #sosmonosaraña, gracias!

“Esta bien tener un final para un viaje, pero al final, es el viaje, la ruta, la expedición lo que importa”