Edzná, casa de los hombres sabios del agua

Edzna

Edzná, casa de los hombres sabios del agua

Edzná significa “la casa de los hombres sabios del agua”, probablemente haciendo referencia a los itzáes, los descendientes del linaje maya que también edificaron una de las más asombrosas ciudades mayas, Chichén Itzá. Su importancia en la región se debe al gran adelanto tecnológico que presenta la planificación y construcción de la ciudad, tal como lo evidencian su gran acrópolis y la riqueza de sus edificios, lo que nos da una idea del poder político, económico y religioso que tuvo. Las primeras evidencias de ocupación en este asentamiento se remontan al 400 a.C., cuando una comunidad se estableció en un valle en forma de herradura y desarrolló como actividad principal la agricultura, para constituir una sociedad bien organizada que levantó grandes edificios monumentales.

Hoy Edzná, la hermosa, es una ventana única al pasado mítico maya, donde descubriremos, uno del más avanzado sistema hidráulicos de las ciudades mayas, que les facilitó el riego y el mantenimiento de los inmuebles.  Está red de canales drenaba el valle y el agua era conducida hacia una laguna, que fue transformada en represa, mediante muros de contención, mientras que otros canales servían para irrigar los campos. Esto propició un grado óptimo de humedad en la tierra, para el cultivo intensivo, en tanto que los canales proporcionaban abundante pesca, además que eran usados como vías de comunicación y, en algunos casos, servían como defensa. Sus plazas tenían un magnífico sistema de desagüe y el agua de la lluvia llegaba a depósitos artificiales, llamados chultunes.

Construcciones Monumentales dentro de Edzná

En el centro de Edzná se localiza la Plaza Principal, un amplio espacio cuadrangular el cual constituye el corazón de la antigua ciudad sobre cuyo oriente se asienta el mayor número de construcciones monumentales de esta zona arqueológica; en sus sectores norte y sur existen dos sacbés o calzadas que fueron utilizadas para la circulación interna.  Para nuestro asombro, su forma cuadrangular confirma la importancia que tenían los puntos cardinales en la cosmovisión maya, siempre presentes en sus construcciones arqueológicas.  ¡El rumbo más sagrado era el oriente, por donde nace el señor Sol!
Es de particular importancia que en Ezdná en su gran acrópolis, se encuentra con el edificio de los Cinco Pisos. (31.5 m.) de una gran majestuosidad arquitectónica, con sus 30 habitaciones distribuidas en sus 5 niveles es un perfecto ejemplo de templo-palacio con estilo Puuc, serie de glifos labrados que narran eventos importantes en la historia de Edzná. Al situarte en la parte superior de este edificio, podrás disfrutar de una vista de las estructuras monumentales e importantes de está enigmática ciudad, te sentirás como una gran deidad del  mundo maya.

Otra edificación importante es el Templo de los mascarones, que cuenta con dos representaciones del dios solar: el amanecer y el atardecer, modeladas en estuco con características antropomorfas atributos estéticos propios de la elite, tales como estrabismo, mutilación dental, narigueras, orejeras y grandes tocados zoomorfos.Imaginando está ciudad en la época de su máximo auge, Edzná llegó a tener hasta 25 mil habitantes, aunque más adelante comenzó a declinar paulatinamente, hasta su total desocupación en 1450.

Aunque la zona arqueológica es relativamente pequeña (si la comparamos con otras ciudades mayas de mayor tamaño), los edificios se encuentran dispersos a lo largo de 2 kilómetros de sagradas  TIERRAS MAYAS.

“Esta bien tener un final para un viaje, pero al final, es el viaje, la ruta, la expedición lo que importa”